Mirame en el instante en que muera

Mirame en el instante en que muera,
y mirame sin llanto,
que tus ojos
… nacidos en las fuentes de los cielos.
Protejan con su luz el alma mía
para darme la gracia que no tuve.
Muerto, sere la imagen que tu quieras:
tú me cobijaras en tus pupilas,
y así podre ganar el paraiso.

Mirame en el instante que muera.

Ricardo Paseyro



A %d blogueros les gusta esto: